contacto

12 mar

Epígrafe
Gracias por tus sonrisas, después de cada enojo.
De tus besos, después de las bofetadas.
Seguí sonriendo, que no sea tu culpa la ausencia de mis letras.

***

Una mezcla de olores recorren mis sentidos
su frente altar de pureza lleno de besos
mientras su cuello rodeo con mis manos
el deseo más impuro invade nuestros ojos.

Nos acercamos tanto que nuestros labios rozan
su exquisito aroma penetra lo último de mi piel
no hay espacio para los movimientos bruscos
el delicado vaivén de sus caderas rompen el silencio.

Sus ojos llenos de fuego abrasa mi corazón
ya reducido a cenizas, solo su sonrisa lo regresa
tan pícara, tan impúdica, tan ella, su sonrisa
regresa lo que fundiste con tus ojos, tu fuego
mi corazón.

Néstor Arce

Dos que observan

25 feb

Débiles luces proyectan la sombra de Pedro en el concreto. Ha vuelto al parque de la vieja ciudad, donde antaño fue feliz. El lugar está solo.  A unos cuantos metros, la ciudad prende en colores; pero Pedro prefiere estar aquí, hurgando en el pasado, pensando en su futuro. Observa viejos edificios  que le recuerdan tiempos mejores, cuando su valentía hizo revolución, cuando miraba al cielo y sabía que era para volar. Pedro está cansado. Sin atención se acuesta en la banca que ahora le sirve de cama, usa sus manos como almohadas, ambas detrás de la cabeza. La noche es fría, pero él ya se acostumbró. El cielo es amplio y negro y en los ojos de Pedro que guardan mil secretos, se reflejan las estrellas. Busca en ellas algo que no encuentra en la tierra, y a veces cuando encuentra ese “algo” Pedro vuelve a ser feliz.

Sigue leyendo

Mirada

7 feb

Abrió los ojos, su terquedad no le permitía ver
enfrascada en su delirio, lo rechazó sin más.

No se detuvo a pensar, no se detuvo a ver
la terquedad la dejó ciega otra vez.

Sumergida en la oscuridad, solo quedó su voz
se negaba a escucharla, no quería ser engañado.

Sigue leyendo

toque de queda

23 ene

la vi a los ojos
la toqué sutilmente
y se quedó.

más de una vez
le pedí que se quedara
más de una vez, lo negó.

Sigue leyendo

Apunte 1

17 ene

En los últimos meses las voces  me han perseguido todo el tiempo. Sus ecos me aterran y no sé de dónde proceden, pero las escucho. Poco a poco van deshilando mi cordura, como espectros que en la oscuridad se engrandecen en un tormentoso sueño.

Al despuntar el alba, durante los primeros segundos en que me incorporo a la vida, saboreo el silencio. Ellas aún reposan, pero luego aparecen. En vano intento huir. Soy la presa que decidieron nunca soltar. Cada minuto trato de percibir la mayor cantidad posible de sonidos reales para no tener que escucharlas. Habitan en mi mente que me ha traicionado, en mi soledad, en esta vida que ya no la siento mía.

Sigue leyendo